La Pedrera

La Pedrera es probablemente uno de los edificios de la época modernista más conocidos en todo el mundo y una de las obras de mayor importancia del arquitecto Antoni Gaudí. Un continente que se convierte en una obra de arte en sí mismo.

Su singularidad y su valor patrimonial y artístico quedan ampliamente acreditados con su inclusión en el Catálogo del Patrimonio Artístico de la Ciudad de Barcelona, en 1962; con la declaración de Monumento Histórico-artístico de Interés Nacional por parte del Gobierno español, el año 1969, o con la inscripción, por parte de la UNESCO, como Bien Cultural del Patrimonio Mundial, en 1984, por su valor universal excepcional.

Conocida como «La Pedrera» por su aspecto exterior, parecido al de una cantera a cielo abierto, la Casa Milà fue un encargo que el industrial Pere Milà i Camps y su esposa, Roser Segimon i Artells, viuda de un adinerado indiano de Reus, hicieron a Antoni Gaudí el año 1906. La idea era construir un edificio en la parcela en el límite entre Barcelona y Gracia, como residencia familiar, pero también con pisos de alquiler, en un momento en que el Ensanche de Barcelona se convirtió en el principal motor de la expansión urbanística de la ciudad, lo que trasformó al paseo de Gracia en el nuevo centro residencial burgués.

La Pedrera se construyó como dos bloques de viviendas, con accesos independientes, intercomunicados por dos grandes patios interiores y con una sinuosa fachada común que transmite el ritmo interior. La estructura de la casa está hecha de pilares y permite disponer de una planta libre con grandes aberturas en la fachada. El edificio supuso una ruptura con el lenguaje arquitectónico de las obras de Gaudí, por la innovación tanto en sus aspectos funcionales como en los constructivos y ornamentales.

La visita “La Pedrera de día” incluye la visita de cuatro de los espacios más significativos del edificio: la Azotea, el Espai Gaudí (el desván), un piso que recrea la vida burguesa de principios del siglo XX y la sala de exposiciones, que tiene un acceso diferenciado y directo desde la calle y que es visitable siempre que haya alguna exposición.

También existe la opción de la visita “La Pedrera Secreta”, un recorrido íntimo, diferente y muy sensorial para descubrir todos los rincones de este emblemático edificio de una manera distinta, acompañados de la calma y la magia de la noche.

Podéis descubrir los secretos que La Pedrera esconde cuando oscurece y convertiros en testigos privilegiados de las vidas, costumbres y pequeñas historias de los vecinos de esta singular residencia hace ahora 100 años.

Entradas y visitas

Desde noviembre hasta febrero

De lunes a domingo: de 9 a 18:30 horas.

Desde marzo hasta octubre

De lunes a domingo: de 9 a 20 horas.

Precio

Adultos: 16,50€.

Estudiantes: 14,85€.

Niños entre 7 y 12 años: 8,25€.

Menores de 6 años: entrada gratuita

Ubicación y cómo llegar

Passeig de Gràcia, 92.

Autobús: líneas 7, 16, 17, 22, 24 y 28.

Metro: Diagonal, líneas 3 y 5.

Lugares próximos para visitar

Museo Egipcio de Barcelona (283 m)

Fundación Antoni Tàpies (445 m)

Casa Batlló (478 m)

Museo del Modernismo Catalán (719 m)

Plaza de Cataluña (1.1 km)

Gracias a sus propuestas artísticas y técnicas, siempre ha sido considerada una obra de ruptura, fuera de los esquemas de su tiempo, una rara avis dentro del propio modernismo y, especialmente, una obra que se ha anticipado a la arquitectura del siglo XX.

La Pedrera es la cuarta y última de las obras que Gaudí realizó en el paseo de Gracia, en aquel momento la avenida más importante de la ciudad, que comunicaba la Barcelona vieja, que había derribado las murallas, con la villa de Gracia.

Aunque se la conoce oficialmente con la denominación de Casa Milà porque fue una iniciativa inmobiliaria de esta familia, que también estableció allí su residencia, popularmente recibió el sobrenombre de «La Pedrera», que irónicamente alude a su aspecto exterior, parecido a una cantera a cielo abierto.

Anuncios

La Boquería

El Mercado de San José, popularmente conocido como La Boquería, es un mercado municipal que se encuentra en la Rambla. Es un lugar donde comprar todo tipo de productos frescos, con más de 300 puestos ofreciendo una gran variedad de productos locales y exóticos, tanto a los compradores particulares como a los restauradores de la ciudad. La Boquería, es el mercado más grande de Cataluña, el más variado en oferta alimentaria y también el más visitado por los turistas, hecho que provoca que, en ocasiones, a los lugareños se les haga difícil comprar.

La Boquería fue inaugurada en 1836, pero sus orígenes están al aire libre, ante las puertas de la antigua ciudad, en la explanada del Pla de la Boquería, donde vendedores ambulantes y labradores de los pueblos y masías próximas se instalaban con el fin de vender sus productos, antes de que la ciudad se saliera de sus primeras murallas. El mercado se hacía fuera de las murallas de la ciudad por ahorrar el impuesto de entrada de mercancías.

Antes del mercado, estuvo en el mismo lugar el convento de San José. Tras el incendio del convento en 1835, este se demolió y fue construida en su lugar una plaza con grandes columnas rodeada de porches, que sería la más grande de Barcelona. Se decidió trasladar el mercado de manera temporal en su interior, pero finalmente sería su emplazamiento definitivo. Las obras de techado se iniciaron el día de San José de 1840.

La cubierta metálica actual se inauguró en 1914. La última modificación arquitectónica la Boquería fue en el año 2000. Cada vez hay más establecimientos del mercado regentados por inmigrantes, en los que se encuentran especialidades de América del Sur, Japón, Italia, Grecia o los países árabes.

 

Además de las paradas de venta, La Boquería acoge muchos bares donde comer algo. No vayas solo a disfrutar de sus pintorescas imágenes, compra, prueba, come un menú y siente el ritmo frenético de Barcelona. Será una experiencia inolvidable.

 

Entradas y visitas

De lunes a sábado: de 8:00 a 20:30 horas

Ubicación y cómo llegar

C/ La Rambla, 91.

Metro: Liceu, línea 3.

Lugares próximos para visitar

Las Ramblas de Barcelona (144 m)

Gran Teatro Liceo (219 m)

Palacio Güell (370 m)

Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (414 m)

Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (446 m)

A principios del siglo XX, la Rambla tenía desde la calle del Carme hasta la de la Petxina toda la anchura que hoy en día tiene frente al Palacio de la Virreina. El mercado se situaba en el espacio entre las casas y los árboles, dividido en sectores bien diferenciados según el producto que se vendía. Muchos vendedores obsequiaban con  una flor por la compra de algún producto de alimentación, y aquí encontramos el origen de un colectivo popular e inseparable del conjunto de este paseo: los actuales floristas de la Rambla. Más tarde también se añadió la venta de animales, sobre todo pájaros.

La fuente mágica de Montjuïc

Esta impresionante fuente es una de las atracciones más fotografiadas de Montjuïc y toda Barcelona. Fruto de la inspiración del ingeniero Carles Buigas (hijo de Gaietà Buigas, el arquitecto del monumento a Colón), que ideó un nuevo tipo de fuente manantial donde el elemento artístico son las formas cambiantes del agua. La Fuente Mágica de Montjuïc es una de las últimas obras que se llevaron a cabo en el recinto de la Exposición Universal de 1929. El proyecto se completó con cascadas y fuentes que llenan la avenida de Maria Cristina.

El elemento fundamental del proyecto fue la fuente monumental, situada sobre una plataforma que se levanta a medio camino del Palacio Nacional —al final del paseo y que hace de telón de fondo con las escalinatas― y la fuente de la plaza de España, donde antes había una gran explanada, en la que en el año 1919 se levantaron las cuatro grandes columnas de Puig i Cadafalch, que simbolizaban las cuatro barras de la bandera catalana, y que se destruyeron en 1928 durante la dictadura de Primo de Rivera. En el año 2010 se pusieron unas nuevas a pocos metros del lugar original.

La Fuente Mágica de Montjuïc  quedó inútil durante la Guerra Civil y no volvió a funcionar hasta 1955, año en que el arquitecto Buigas la arregló. Después de un par de reparaciones más y de incorporar música al espectáculo visual, en los años noventa se hizo una renovación a fondo para modernizar las instalaciones, hasta entonces muy artesanales.

La Fuente Mágica de Montjuïc ofrece coreografías musicales de 14 minutos donde se combinan fragmentos musicales. También se puede disfrutar de canciones de 3 minutos de duración que se ofrecen entre las coreografías. Podemos escuchar desde grandes éxitos hasta un remix con música de los años noventa. También zarzuelas, música clásica, de los ’80, bandas sonoras de cómics, música de Disney, bandas sonoras de películas, y música clásica española, entre otras.

Horario de visita y precio

La entrada es gratuita.

El horario de iluminación de la Fuente Mágica de Montjuïc es la siguiente:

Del 15 de febrero al 30 de abril. Viernes y sábados de 19 a 21 h. Con música y color:

19/ 19.30/ 20 /20.30 h.

Del 1 de mayo al 30 de septiembre. De jueves a domingos de 21 a 23.30 h. Con música y color : 21 / 21.30 / 22 / 22.30 / 23 h

Los días  11, 12 y13 de julio el pase de las 21 h se hará sin música.

Del 1 de octubre al 6 de enero. Viernes y Sábados de 19 a 21 h. Con música y color: 19/ 19.30/ 20 /20.30 h

Para más información visitad el enlace

Ubicación y cómo llegar

Plaza Carles Buïgas, 1

Metro: España, (L1, L3)

Bus: Parada Pueblo español de las líneas 13 y 150

Tren: (España FGC)

Lugares próximos para visitar

Estadio de Montjuïc (2.000 m)

Museo Nacional de Arte  de Cataluña (800 m)

Pueblo Español (600 m)

Plaza de toros -centro comercial Las Arenas (950 m)

Dónde comer

La Font de Prades, Av. de Francesc Ferrer i Guàrdia, 13-27. Precio medio 20 euros.

http://www.lafontdeprades.cat/

Il Golfo Di Napoli, Calle de Lleida, 38. Precio 17-23 euros.

Watatsumi,  Gran Via de les Corts Catalanes, 373-385, 5ª. Precio menús desde 10,90 euros. http://www.watatsumi.es/

La visita a la Fuente Mágica de Montjuïc es  especialmente recomendable para ir con niños. Todo un espectáculo que mezcla agua, luz y música resulta atractivo para todos, pero especialmente para los más pequeños, a quienes este tipo de fuentes les recuerda a los fuegos artificiales. Conviene ir un poco antes del horario marcado, porque, al ser un espectáculo gratuito y al aire libre, acude mucha gente.

 

La Catedral de Barcelona, arte gótico de ciudad

La Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia  es la catedral gótica de Barcelona, sede del Arzobispado de Barcelona. La catedral de Barcelona actual se construyó durante los siglos XIII a XV sobre la antigua catedral románica, edificada a su vez sobre una iglesia de la época visigoda a la que precedió una basílica paleocristiana, cuyos restos pueden verse en el subsuelo, en el Museo de Historia de la Ciudad. El edificio es Bien de Interés Cultural y, desde el 2 de noviembre de 1929, Monumento Histórico-Artístico Nacional.

 

El origen más remoto de la catedral de Barcelona corresponde a una basílica de tres naves que al-Mansur destruyó en el año 925. Hacia 1046 se empezó la construcción de una nueva sede por iniciativa del obispo Guislabert.

 

La basílica actual se empezó a construir en el año 1298 durante el obispado de Bernat Pelegrí. Podemos distinguir tres etapas durante los ciento cincuenta años que duraron las obras: en la primera se planeó todo el edificio; a continuación se prolongaron las tres naves con sus respectivas capillas laterales hasta la altura posterior al coro; finalmente se prosiguió la construcción de la basílica hasta la línea de la fachada que posteriormente fue cerrada con un simple muro (1417). El claustro se terminó en 1448.

 

A finales del siglo XIX, el industrial barcelonés Manuel Girona Agrafel se ofreció a sufragar la obra de la fachada y de sus dos torres laterales que fue llevada a cabo según los planes del arquitecto Josep O. Mestres inspirados en el proyecto inicial que ya se había dibujado en el siglo XV. Los hijos del señor Girona completaron la empresa del padre con la construcción del cimborrio, que se finalizó el año 1913.

 

Las dimensiones exteriores de la Catedral de Barcelona son 93 metros de largo, 40 de ancho y 28 de altura en la nave central. Los campanarios suben hasta los 54 metros. El cimborrio tiene 70 metros de altura por fuera y 41 metros por dentro.

 

El órgano de la catedral de Barcelona es de los más importantes de Europa, conserva elementos del siglo XVI. Además de acompañar la liturgia, es el protagonista de un ciclo de conciertos que tienen lugar un día concreto de cada mes, desde 1990, con gran éxito de público. Fue construido entre los años 1537 y 1539 y fue reparado y restaurado durante los años 1985-1994.

Horario de visita y precio

Para más información consulta la web oficial: http://www.catedralbcn.org

Laborables y sábados

8.00-12.45 (Claustro: 8.30-12.30): Entrada gratuita

13.00-17.00: Entrada con donativo

17.15-19.30 (Claustro: 17.15-19.00):Entrada gratuita

Domingos y festivos

8.00-13.45 (Claustro: 8.30-13.00): Entrada gratuita

14.00-17.00: Entrada con donativo

17.15-19.30 (Claustro: 17.15-19.00): Entrada gratuita

Precio

  • Visita al coro:

Individual: 2,80 € por persona

Grupos: 2,50 € por persona

  • Visita a los terrados:

Individual: 3,00 € por persona

Grupos: 2,50 € por persona

Entrada con donativo:

  • Individual: 6 € por persona
  • Grupos: 4 € por persona

 

Ubicación y cómo llegar

La catedral de Barcelona está ubicada en la Plaça de la Seu, s/n,

Metro: L4 Jaume I

Bus: 17, 19, 40, 44

Lugares próximos para visitar

Teatro del Liceo (600m)

Plaza Sant Jaume (300 m)

Mercado de la Boqueria (500 m)

Plaza Real (600 m)

Dónde comer

Taverna del Bisbe, avenida de la Catedral, 6. Precio. Menú de lunes a viernes a 11 euros.  http://www.tavernadelbisbe.com/home.htm

El Café d’en Victor Restaurant, Calle Tapineria, 12. Precio. Menú de lunes a viernes a 11 euros.  http://www.elcafedenvictor.com/

Bliss, Plaza de Sant Just, 4B. Precio medio a la carta: 20 euros.  Menú mediodía (9€, 10,50€ y 12€).

¿Quieres saber más?

En el claustro hay un surtidor donde el día del Corpus se hace bailar un huevo ―tradición barcelonesa llamada “l’ou com balla”―, y también hay un estanque con trece ocas blancas, siempre trece, son los años que tenía santa Eulàlia, según dice la tradición o la leyenda, cuando la martirizaron. Cuando salía la procesión del Corpus los cañones del castillo de Montjuïc lo anunciaban con cañonazos y se cerraban todas las puertas de la muralla de la ciudad, hasta que la Custodia volvía a entrar en la catedral.

Hay muchas leyendas alrededor de  la catedral de Barcelona. Según creencia popular, los viernes daba mala suerte chocar dos o más llaves; cuando se tenía que cerrar la catedral, se anunciaba precisamente con el ruido que ocasiona el choque de llaves, menos el viernes que se hacía sonar una campanilla y los monaguillos llevaban las llaves una en cada mano.

Casa Batlló, tesoro barcelonés

Reformada por Gaudí entre 1904 y 1906 bajo el encargo de Josep Batlló, la Casa Batlló es una de las obras maestras del arquitecto catalán, una pieza clave de la arquitectura modernista de Barcelona que más que un edificio se ha convertido en un mito del arte.

El edificio de la Casa Batlló fue construido en 1875 por el arquitecto Emili Sala Cortés y en 1903 el edificio fue adquirido por el industrial Josep Batlló i Casanovas, un rico hombre de negocios que poseía diversas fábricas textiles en Barcelona. Estaba casado con Amàlia Godó i Belaunzarán, de la familia de los condes de Godó, editores del diario La Vanguardia, con la que tuvo cinco hijos. Batlló compró el edificio por 510.000 pesetas, con la primera intención de derribarlo y construir uno nuevo, aunque luego se conformó con reformarlo, y mientras él se reservó la planta principal el resto lo explotó en régimen de alquiler, como era habitual en las casas burguesas de la época (aunque también entregó algunos pisos a sus hijos según se iban casando).

La reforma de la Casa Batlló fue encargada a Gaudí, por aquel entonces un arquitecto ya de gran renombre, que en aquella época trabajaba en diversos proyectos a la vez: el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (1883-1926), la Torre Bellesguard (1900-1909), el Parque Güell (1900-1914) y la restauración de la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca (1903-1914). El industrial quedó tan impresionado con la obra del arquitecto que lo recomendó a su amigo, Pere Milà i Camps, para el que Gaudí construyó la Casa Milà (conocida popularmente como la Pedrera) entre 1906 y 1912.

El arquitecto se centró en la fachada, el piso principal, el patio de luces y la azotea, y levantó una quinta planta para los servicios de la casa (lavaderos y trasteros)

Tras la fascinante fachada de la Casa Batlló se oculta un mundo fantástico. Una vez en el interior del llamativo edificio los visitantes recorren la antigua residencia de la familia Batlló para conocer cada uno de sus curiosos rincones, destacando el atractivo patio de luces y la azotea con sus míticas chimeneas. Tanto el interior como el exterior de la casa están llenos de rincones y de detalles, como la chimenea en forma de seta, los balcones con forma de calavera o la bóveda y la torre que simula un dragón atravesado por una espada, alegoría de la leyenda de Sant Jordi. Si quieres conocer todos los detalles y secretos no dejes de visitar esta web http://www.casabatllo.es/

Entradas y visitas

Todos los días de 9:00 a 21:00 horas.

Precio

Adultos: 20,35€.

Estudiantes: 16,30€.

Menores de 7 años: entrada gratuita.

Ubicación y cómo llegar

Paseo de Gracia, 43

Metro: Passeig de Gràcia, líneas 2, 3 y 4.

Autobús: líneas 7, 16, 17, 22, 24 y 28.

Lugares próximos para visitar

Fundación Antoni Tàpies (95 m)

Museo Egipcio de Barcelona (245 m)

Museo del Modernismo Catalán (326 m)

La Pedrera – Casa Milá (478 m)

Plaza de Cataluña (664 m)

El matrimonio Batlló vivió en la planta noble de la Casa Batlló hasta la defunción de ambos (en 1934 el señor Batlló y en 1940 su mujer), la cual fue vendida en 1954 por sus hijos, instalados a su vez en otros pisos algunos de los cuales han sido habitados hasta hoy día.

 

Visitar Barcelona, en dos días

Bienvenidos  a Barcelona. Esta ciudad modernista y cosmopolita esconde un sinfín de lugares para conocer. Sin embargo, si tu tiempo es limitado, en esta ruta de dos días que te ofrecemos podrás descubrir lo imprescindible para visitar Barcelona y volver a casa impregnado de la esencia de la ciudad.

Si eres enérgico y no tienes ningún problema de movilidad, las recomendaciones que te hemos preparado son accesibles a pie. Sin embargo, también tienes la opción de utilizar el transporte público. El metro es rápido y con los diferentes bonos disponibles resulta una opción económica.

Día 1

Mañana y mediodía

Para empezar a visitar Barcelona, hay que partir desde Plaza Cataluña ya que es una muy buena opción por ser el centro neurálgico de la ciudad y muy fácil de acceder a ella desde cualquier punto, andando o en metro. Si tu hotel está un poco alejado del centro, encontrarás rápidamente un medio transporte que te deje en esta gran plaza, la mayor de Barcelona. En ella, podrás ver las habituales palomas y también tienes la opción, si lo deseas, de coger uno de los muchos autobuses turísticos que parten desde aquí. De esta plaza surgen las calles principales y por las cuales seguro que pasas en estos días: Paseo de Gracia, Rambla de Catalunya, Paseo del Ángel , las Ramblas. De hecho Las   Ramblas es el siguiente lugar por donde queremos que nos acompañes.

Esta gran avenida, peatonal en el centro y con dos carriles para los vehículos en los laterales, conecta Plaza Catalunya con el mar. Durante mucho tiempo fue característica por sus paradas de animales, sin embargo, esta actividad fue prohibida y en su lugar puedes encontrar puestos de souvenirs y quioscos.

Y cómo no, sus estatuas humanas, los caricaturistas, pintores… repartidos a lo largo de sus 2 km. Durante el recorrido, a banda y banda, encontrarás edificios sorprendentes y solo desviándote unos metros podrás visitar los lugares más emblemáticos de Barcelona. Es el caso del mercado de la Boquería, que lo encontrarás a mano derecha. Es un buen lugar para tomar un café o comprar una pieza de fruta. Unos cientos de metros más abajo, encontrarás, también a la derecha, el mítico Teatro del Liceu, quemado y reconstruido varias veces.

El paseo te llevará hasta los pies de la figura de Colón, a la cual se puede subir para tener unas buenas vistas de la ciudad. Unos pasos más, y estarás en el puerto de Barcelona, en la zona conocida como Maremagnum. Un buen sitio para descansar y retomar fuerzas. Cruzando el puente levadizo encontrarás el centro comercial donde hay varias cadenas de restaurantes y tiendas conocidas, visitar Barcelona aunque sea en dos días puede ser algo cansado, reponerse bien es fundamental.

Después de este relajante descanso contemplando el mar, vuelve a Las ramblas, esta vez en sentido ascendente, y después de 500 metros, a tu derecha verás la Plaza Real. Desde esta plaza sale una calle llamada De la Lleona que va a parar a la Plaza de Sant Miquel y casi contiguamente a la de Sant Jaume. Toda esta zona es un buen lugar para comer. Encontrarás bares y tascas de todo tipo con comida y precio variados.

Ya en la plaza Sant Jaume puedes ver el ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat. Es una plaza muy conocida por ser punto estratégico para las manifestaciones o para las celebraciones de los títulos deportivos.

Una estrecha calle llamada calle del Bisbe conecta la plaza Sant Jaume con la Catedral de Barcelona, un impresionante edificio gótico.

Desde esta plaza puedes conectar fácilmente con Puerta del Ángel, una calle peatonal famosa por sus tiendas. Si quieres hacer un poco de ‘shopping’ este es un buen momento, no todo es visitar Barcelona, para ver monumentos.

Tarde – Noche

Para la tarde noche te tenemos preparado el barrio de la Ribera. Para situarte, el barrio se encuentra a la derecha de Las Ramblas (si miras hacia el mar), al otro lado de la Via Laietana. Cuando llegues a este pintoresco barrio, de estrechas callejuelas, que se ha convertido en lo más ‘ink’ de Barcelona, lo primero que tienes que hacer es visitar la Catedral del Mar, de la que podrás quedar enamorado al visitar Barcelona. Y ya que estás en este barrio, elige cualquiera de sus bares, restaurantes y pubs, para cenar y tomar un copa o bailar un rato. Seguro que te encanta el ambiente de esta zona, antiguamente, barrio de los pescadores.

Día 2

Mañana – Mediodía

Para el segundo día te tenemos reservado visitar  Barcelona desde el punto de vista  modernista, el de Gaudí.

Lo mejor es empezar el día temprano para visitar Barcelona en todas sus facetas, por ello elegid la Sagrada Familia y podrás ahorrarte sus largas colas. Quedarás impresionado por esta obra inacabada de Gaudí. Después de la visita, otra obra de Gaudí, ésta totalmente diferente: el Parc Güell.  Este parque, pensado en su día como una urbanización de lujo, es enorme jardín con peculiares elementos arquitectónicos. Una vez recorrido este colorido parque, que no te dejará indiferente, tienes dos opciones. Si estás cansado, coge el metro para bajar hasta La Pedrera en Passeig de Gràcia. Pero si tienes fuerzas, nuestra recomendación es que pasees hasta esta casa, también conocida como Milà, paseando por el barrio de Gracia. Visitar Barcelona es toda una experiencia sin igual, pero al llegar a   Gràcia, podrás observar como conserva el carácter propio de un municipio independiente pese a que hace más de cien años forma parte de Barcelona y está llena de bares, restaurantes y comercios.

Una vez en paseo de Gracia, no te pierdas dos de las obras particulares más conocidas de Antoni Gaudí, la Pedrera y la Casa Batlló. No olvides que estás en Paseo de Gracia, una vía muy señorial, donde antiguamente se concentraba la burguesía catalana. Fíjate en su farolas, en los hoteles y en las tiendas de lujo. Es otra de las calles preferidas para los adictos a las compras. Para comer algo, mejor pasa a la calle paralela, Rambla de Catalunya, también es muy agradable y los precios no son tan desorbitados.

Tarde – Noche

La tarde de esta segundo día la puedes de dedicar a la zona de Montjuic. Partiendo de la plaza España, donde encontrarás las dos torres venecianas y una plaza de toros convertida en centro comercial “Arena”, parte un paseo que te lleva hasta lo alto de Montjuic. En este paseo, pasarás por la Fuente mágica. Consulta los horarios para poder disfrutar de su espectáculo de luz y color. Una vez arriba, encontrarás diversas propuestas.  El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), la Fundación Miró, el Pabellón Mies Van der Rohe  y  la Anilla Olímpica con los edificios del Palau Sant Jordi y el Estadio Lluís Companys. Visítalos todos o escoge uno para recorrerlo más pausadamente. ¡Tú eliges!

Para acabar la jornada, ¿porqué no una propuesta teatral o musical en los diferentes teatros y salas de la avenida Paral·lel? En la calle que nace en la misma plaza España puedes encontrar el  Teatro Apolo, el Teatro Victoria, el Teatro Condal, la sala Barta, el restaurante Tickets Bar, de la familia Adrià.

Transporte

Si crees que vas a utilizar mucho el transporte, te recomendamos la tarjeta de Transporte Barcelona 2 días, por  13.40€. Con tu HolaBCN! podrás hacer viajes ilimitados por Barcelona y su área metropolitana en transporte público: metro, autobús (TMB), tranvía (TRAM), líneas urbanas de ferrocarril (FGC) y la zona 1 del tren de cercanías (Rodalies de Catalunya). ¡Tantos viajes como necesites!

Puedes hacer la compra de la tarjeta Hola BCN! a través del servicio de compra online con un 10% de descuento o bien cómprala cuando llegues a Barcelona dirigiéndote a los puntos de venta de billetes de la ciudad.

Si realizas la compra online puedes recibir la tarjeta cómodamente en tu casa por correo certificado o recogerla en el Punto TMB de Sants Estació.

Ten en cuenta que el billete será válido durante 2 días naturales consecutivos desde su primera validación.
La ciudad da a sus visitantes, lo que los visitantes esperan de ella, no dejéis de visitar Barcelona.

Ocio en Barcelona

Barcelona, es una de las ciudades españolas más visitadas de todas. Su carácter cosmopolita, acogedor y fresco hace de ella una gran atracción para todos aquellos turistas que la visitan. La capital catalana, ofrece un gran surtido de posibilidades de ocio en Barcelona, tanto en lo que es el ocio diurno y para todos los públicos, como en el ocio nocturno y de franjas de edades más restringidas.

Además, la ciudad no es el único atractivo de la provincia.También su área metropolitana ofrece, un gran abanico de posibilidades y oportunidades de ocio en Barcelona, que dejará estupefactos a los que gocen de ella. En toda la provincia, es posible encontrar, algún atractivo tanto cultural, como natural, al igual que también tienen su oferta como ocio nocturno.

Dentro del ocio diurno, se encuentran  diferentes subclasificaciones  como: el  cultural, que corresponde a ese al  que se focaliza más en las visitas de todo aquello que sea representativo de la ciudad, sean  las edificaciones más conocidas, museos, parques de la ciudad, etc. En cuanto a esta vertiente , en la ciudad hay una gran oferta donde poder escoger, dependiendo de los diferentes gustos que se tengan.

En el caso de que el visitante sea una persona intrépida, a la que le gusta la arquitectura,  Barcelona puede darle una de las mejores rutas arquitectónicas, ya que se encuentra la ruta modernista por todo el centro de la ciudad. En esta ruta, el turista tiene la oportunidad de gozar de todas aquellas edificaciones, como pueden ser la casa Batlló, la casa Milá o la Pedrera. Aunque si ya quiere poner la guinda del pastel, se ha de visitar la Sagrada Familia, además del Parc Güell. Pero si aún no se ha tenido suficiente con el ocio en Barcelona ciudad y aún se quiere ver más edificaciones modernistas, hay una parada casi obligada. En la ciudad de Sant Boi de Llobregat, se encuentra la Colonia Güell, donde se mezclan las antiguas fábricas textiles, con la arquitectura y la belleza del arte de Gaudí, dando a este lugar una magia especial.

La ciudad, también cuenta con una rica oferta de museos, que poder visitar. Como por ejemplo, el Museo de Historia de Barcelona, ubicado muy cerca de la Plaza Sant Jaume, centro de la ciudad donde se puede visitar el Ayuntamiento. Pero si por el contrario, los intereses por el arte se decantan más hacia la vertiente contemporánea, en la ciudad se encuentra el MACBA o Museo de Arte Contemporánea de Barcelona. Aparte de visitar el museo,  también se puede dar un paseo por los alrededores del la zona, llena de arte y de un ambiente multicultural muy rico.

Por el contrario si, se prefiere un ocio en Barcelona, para toda la familia también se encuentran más opciones. Algunas de las más interesantes, sería realizar un visita al Zoo de Barcelona, donde estuvo el primer gorila albino, Copito de nieve, al igual que poder disfrutar de los todos los animales que se encuentran el todo el recinto. Al finalizar  la visita, es muy recomendable dar un pequeño paseo por el parque colindante al Zoo, el Parc de la Ciutadella. Este es un punto de reunión para muchos amantes de las actividades al aire libre, como el yoga, malabarismo o simplemente de aquellos que quieren gozar de un pequeño descanso tumbados en el césped.

Otra de las actividades a realizar en familia, del ocio en Barcelona, sería la visita a Montjuic y  a su castillo o un recorrido por el  Maremágnum y entrar al aquarium  de Barcelona.