La catedral del mar, la joya gótica de Barcelona

Barcelona tiene grande joyas arquitectónicas muy conocidas a niveles internacionales como las obras que dejó Antonio Gaudí, el Palau de la Música o el Liceo. Pero también existen algunas construcciones menos conocidas, con mucha historia y encanto, es el caso de la Catedral del Mar. Una Basílica también conocida como la Catedral de la Ribera o simplemente Santa Maria del Mar. La Catedral del Mar es uno de los ejemplos más perfectos de la arquitectura de estilo gótico gracias a su armoniosas proporciones.

Caminando por el céntrico y bonito barrio del Born se encuentra la Catedral del Mar, una de las iglesias más bellas de Barcelona. Fue construida entre 1329 y 1383, un logro para aquella época, pues en la Edad Media los periodos de construcción duraban por lo menos un siglo, incluso implicaba cambios de estilo arquitectónicos. En cambio, Santa Maria del Mar consiguió erigirse en tan sólo 55 años convirtiéndose así en la única iglesia de puro estilo gótico catalán. Los maestros de obra fueron Berenguer de Montagut, el diseñador principal del edificio, y Ramón Despuig. La iniciativa de construir la Catedral del Mar la tuvo el canónigo Bernardo Llull.

Algunos estudios actuales tienen la hipótesis de que fue construida sobre una antiguo anfiteatro o arenas romanas. Lo que sí es seguro es que en el suelo de la Catedral del Mar reposan sepulcros particulares, de cofradías y de gremios de la Edad Media barcelonesa, ya que, fue el templo de los armadores y los mercaderes de la Barcelona gótica. Su construcción comenzó en 1329 tal y como está escrito en las lápidas del portal de las Moreras (Fossar de les Moreres).

La Catedral del Mar pertenecía a los feligreses de la zonas del puerto y del barrio de la Ribera, quienes se encargaron de los materiales, sufragaron la construcción con su propio dinero y esfuerzo laboral y participaron activamente, en especial los descargadores del muelle (galafates o bastaixos) que llevaban las enormes piedras una a una en sus espaldas desde la cantera real de Montjuïc o desde las playas donde estaban los barcos. La puerta principal homenajea a estos hombres que ayudaron con su esfuerzo físico a construir la Catedral del Mar. Una construcción totalmente opuesta a la de la Catedral de Barcelona que por aquel entonces también se estaba erigiendo pero estaba asociada a la monarquía, la nobleza y el clero.

En 1923 recibió el títuulo de basílica menor otorogado por el Papa Pío XI. Sus tres fachadas muestran la esencia del estilo gótico en Cataluña con sus torres octogonales, superficies desnudas y macizos contrafuertes. La principal está situada en la plaza de Santa María, decorada con imágenes de San Pedro y San Pablo y con un increíble rosetón del siglo XV, otra da a la calle de Santa María con sus gárgolas y otra en el Paseo del Born. El interior de la Catedral del Mar muestra austeridad decorativa y amplitud de formas. Tiene tres naves de gran altura separadas por altas columnas. Perfección armoniosa basada en medidas: las naves laterales miden exactamente la mitad que la central y la anchura total del conjunto es igual a la altura de las naves laterales.

Se puede escuchar una coral o un concierto de manera espectacular debido a la impresionante acústica que hay en su interior. La Catedral del Mar es fuente de inspiración para escritores y poetas, sus muros y contrafuertes han sido los protagonistas de famosas novelas como La catedral del mar de Ildefonso Falcones, El juego del ángel de Carlos Ruiz Zafón o el libro juvenil Thesaurus, Ombres a Barcelona de África Ragel.

El pueblo español

El Pueblo Español se construyó entre los años 1926 y 1929 con la idea inicial de reunir bajo la forma de un pueblo, con unidad de conjunto, elementos representativos de la arquitectura de todas las regiones españolas: la iglesia, las casas (las modestas y las señoriales), la fonda, las tiendas, los obradores artesanos…, todos extraídos de la realidad. La plaza Aragonesa, la calle del Alcalde de Móstoles, la travesía del Maestrazgo, las gradas de Santiago, la calle de los Arcos, la plaza del Carmen… son nombres bastante significativos que nos transportan a diferentes lugares de la península Ibérica.

 

La artesanía es un aspecto importante del Pueblo Español. Cuando se inauguró, en el año 1929, había forjadores, vidrieros, tejedores, carreteros, barberos, toneleros, alfareros, torneros, cesteros, sastres de vestidos típicos regionales y fotógrafos. También se cuidaba la comida y la bebida, y además de restaurante, café y hostal, había una freiduría de pescado y tiendas de embutidos, bebidas, vinos, bombones, pasteles, confites, galletas y barquillos, turrones, chocolate artesano, así como una taberna de vinos catalanes. Todo esto, al lado de una multitud de establecimientos donde se vendían desde antigüedades hasta cerámica de Alcora, desde bordados de Mallorca hasta mantones de Manila.

Actualmente, el Pueblo Español, además de ser un lugar de visita obligada para quien quiera tener una visión de conjunto de los diversos estilos de construcciones arquitectónicas y urbanas de toda España, se ha convertido en un espacio de reunión para las personas que también quieran disfrutar de espectáculos teatrales o conciertos, o compartir una buena cena con los amigos en alguno de los restaurantes que hay.

El barrio catalán  se encuentra en torno a la plaza de la Font, dentro del Pueblo Españo claro, copia de la de Prades (Alt Camp). Hay edificios de Santa Pau y Besalú (Garrotxa), Rupit (Osona), Camprodon (Ripollès), Isona (Pallars Jussà), Montblanc (Conca de Barberà), Premià de Dalt (Maresme), la Garriga (Vallès Oriental), Cornudella (Priorat), Tàrrega (Urgell)…

Por la Porta de Prades se llega al monasterio románico, con un claustro que reproduce el de Sant Benet de Bages, y la iglesia nos lleva a Santa Maria de Porqueres, por ejemplo.

 

El Pueblo Español fue construido en el año 1929 con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona como pabellón dedicado al arte. Concebido desde un primer momento como un verdadero “pueblo” en el corazón de una ciudad. El objetivo era dar una idea de lo que podría ser un “modelo ideal” de población ibérica que reuniera las principales características de todo pueblo peninsular. Por este motivo se produjeron a escala 117 edificios, calles y plaza de toda España.

La selección de los edificios a reproducir se realizó con el objetivo de crear una composición global y armónica, para que el visitante pudiera conocer la diversidad arquitectónica a través de un agradable paseo por el pueblo español.

La idea fue impulsada por el arquitecto Puig y Cadafalch y después concebida como una unidad de conjunto por los arquitectos Francesc Folguera y Ramón Reventós, con la participación del crítico de arte Miquel Utrillo y del pintor Xavier Nogués.

El Pueblo Español,se construyó en trece meses y desde su primer momento la obra ya tenía una fecha de caducidad ya que debía durar el mismo tiempo que la Exposición Universal: seis meses. Pero su éxito ha permitido que el Pueblo Español siga vivo en nuestros días, sobreviviendo incluso a algunos de sus edificios originales, y convirtiéndose así en uno de los pocos monumentos pertenecientes a una Exposición Internacional que todavía se puede visitar.

 

Horario de visita y precio

Lun de 09:00 a 20:00

Ma – Mi – Ju de 09:00 a 24:00

Vie de 09:00 a 03:00

Sáb de 09:00 a 04:00

Dom de 09:00 a 24:00

 

Precio

Adulto; 11 euros

Infantil: 6,25 €

Entrada Noche: 6,50 €

Ubicación y cómo llegar

Av Francesc Ferrer Guàrdia , 13 , 08038 BARCELONA

Metro: Espanya, (L1, L3)

Bus: Parada Poble Espanyol de las líneas 13 y 150

Tren: (Espanya FGC)

Dónde comer

En las calles del Pueblo Español hay 17 restaurantes y bares de gran calidad. Muestran igual que a través de la arquitectura, la diversidad de España. En los restaurantes que habitan el Poble podrás disfrutar de platos de calidad que muestran comidas típicas de cada una de las regiones que se representan. Desde un bar de tapas, a una masía de pagès o un tablao flamenco. Descúbrelos aquí.

La Sagrada Familia: Una obra interminable

Estás ante la iglesia más peculiar del mundo, la Sagrada Familia. No sólo por su belleza y su singular arquitectura sino también por su historia, por estar inacabada y porque su construcción es  posible gracias a las donaciones.


El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia es una iglesia monumental iniciada el 19 de marzo de 1882 a partir del proyecto del arquitecto diocesano Francisco de Paula del Villar. A finales de 1883, se encargó a Gaudí la continuación de las obras, labor que no abandonó hasta su muerte, en 1926. A partir de entonces, varios arquitectos han continuado la obra siguiendo la idea original de Gaudí.

La Sagrada Familia está situado en una parte del centro de Barcelona, y con los años se ha convertido en uno de los signos de identidad más universales de la ciudad y del país. Anualmente es visitado por millones de personas, son muchas las que estudian su contenido arquitectónico y religioso.

La Sagrada Familia siempre ha sido expiatorio; es decir, desde sus inicios, hace ahora más de 131 años, se construye a partir de donativos. En este sentido, el propio Gaudí dijo: “El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia lo hace el pueblo y se refleja en él. Es una obra que está en las manos de Dios y en la voluntad del pueblo.”La construcción continúa y se podría terminar durante el primer tercio del siglo XXI”.

En el Museo de la Sagrada Familia encontrarás todo el proyecto, con planos y maquetas de la obra de Gaudí. Una de las curiosidades es ver cómo quedará una vez se haya acabado. En los últimos años los trabajos han avanzado a buen ritmo y pronto se verá culminado el gran sueño de Gaudí, que dejó inacabado al morir el 10 de junio de 1926 al ser atropellado por un tranvía en el cruce de las calles de Bailen y de la Gran Vía. Gaudí levantó en vida la Fachada de la Pasión y también dejó bocetos del resto de la construcción.

En los últimos años, se ha acabado la Fachada de la Pasión con la incorporación de las esculturas de Josep Maria Subirachs y se ha trabajado en la construcción de las naves y del crucero, de los cuales forman parte el patio de columnas, los coros y los ventanales superiores que los iluminan.

 

Cuando se empezaron las obras de la Sagrada Familia, en 1882, los arquitectos, los albañiles y los obreros trabajaban de una forma muy tradicional. Cuando Gaudí asumió la dirección, consciente de que las obras eran complejas y difíciles, intentó aprovechar todas las ventajas de la técnica de su época. Y así, entre otros recursos, hizo construir vías con vagonetas para el transporte de los materiales, fabricar grúas para levantar los pesos y situar los talleres a pie de obra, a fin de facilitar el trabajo.

Hoy, la construcción del templo sigue la idea original de Gaudí , como hizo el arquitecto, se aplican las mejores técnicas que hacen posible una construcción más segura, más cómoda y más rápida. Ya hace tiempo que las viejas vagonetas dieron paso a potentes grúas mecánicas, que las antiguas herramientas manuales se han sustituido por precisas máquinas eléctricas y que los materiales se han mejorado para asegurar una excelente calidad en el proceso constructivo y su resultado final.

 

Cuando la Sagrada Familia esté acabada tendrá 18 torres: 12 dedicadas a los apóstoles, 4 a los evangelistas, una a Jesús y otra a María. En la actualidad, en la Sagrada Familia hay 8 torres construidas, 4 en cada fachada.

Horario de visita y precio

Los horarios pueden variar. Para tener más información así como para reservar los billetes de manera online, visitad la página web.

Basílica

De 09 h a 20 h

Los horarios y días de apertura al público pueden ser excepcionalmente modificados por la Dirección en caso de acontecimientos especiales en el interior de la Basílica.

Torres

Sujeto a disponibilidad. Recomendamos comprar el ticket online. Por motivos de seguridad, cuando las condiciones meteorológicas sean adversas por fuerte viento y/o lluvia, los ascensores que suben a las torres pueden permanecer cerrados.

Cripta

De lunes a viernes, de 09.00 h a 10.00 h y de 18.00 h a 21.00 h

Sábados, domingos y festivos, de 09.00 h a 14.00 h y de 18.00 h a 21.00 h

 

Precio

Basílica: 14,80 euros

Basílica más torres: 19,30

Gratuitos para: Amigos del Templo, niños y niñas de hasta 10 años, personas discapacitadas en un grado acreditado del 65% o superior + 1 acompañante.

 

Ubicación y cómo llegar

La Sagrada Familia ocupa una manzana delimitada por las calles, Sardenya, Marina, Mallorca y Provença

Metro: L5 y L2 Sagrada Familia

Bus: 19, 33, 34, 43, 44, 50, 51, B20 y B24

 

Accesos a la Sagrada Familia

Individuales: calle Sardenya

Grupos: calle Marina

Parc Guell, el gran parque de Gaudí

El Parc Guell es una de las obras estrellas de Antoni Gaudí, el famoso arquitecto catalán, icono del modernismo. Este parque, pensado en su día como una urbanización de lujo, es enorme jardín con peculiares elementos arquitectónicos.

Debe su nombre a Eusebi Guell, un rico empresario apasionado por las obras de Gaudí que actuó como su principal mecenas. La idea principal era la construcción, dentro de un incomparable marco de belleza natural, de viviendas de alto standing, con todos los adelantos tecnológicos de la época para procurar el máximo confort, con unos acabados de gran calidad artística. Sin embargo, con el paso de los años esta idea fue abandonada y en su lugar se construyó un parque digno del escenario de un cuento.

El Parc Guell fue inaugurado en 1922 y desde entonces se ha convertido en uno de los principales lugares de interés turístico de la ciudad. En 1984 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Con una extensión de más de 17 hectáreas, el Parque Guell está cubierto por formas onduladas, columnas con aspecto de árboles, figuras de animales y formas geométricas. La mayor parte de las superficies están decoradas con mosaicos realizados con trocitos de cerámica de colores, técnica llamada trencadís, muy presente en todas las obras de Gaudí.

El arquitecto, inspirado en las formas de la naturaleza, dotó al parque de una impresionante creación ornamental en la que no existen la rigidez ni el clasicismo. Todas las sinuosas y coloridas formas de los elementos del parque poseen un importante simbolismo, tanto político como religioso.

El artista aprovechó el desnivel de 60 metros de la montaña para crear un camino de elevación espiritual, en cuya cima planeaba construir una capilla que finalmente fue sustituida por el Monumento al Calvario, un promontorio situado en la parte más alta del parque desde el que se obtienen las mejores vistas de la ciudad.

El punto central del Parc Guell, es una gran plaza en la que se encuentra un enorme banco de 110 metros de longitud, con apariencia de serpiente recubierta por pequeñas piezas de cerámica con la técnica del trencadís.

En el recinto del parque se encuentra la Casa Museo Gaudí, en la que residió el arquitecto entre 1906 y 1925, donde en la actualidad se expone una colección de obras del arquitecto.Junto a la entrada principal del Parc Guell se encuentran dos casitas que parecen sacadas de un cuento de hadas. Una de ellas funciona como tienda mientras que la otra, la Casa del Guarda, alberga exposiciones audiovisuales sobre el pasado del parque

Numerosos expertos han querido ver en el Parc Guell una serie de referencias de variado signo, debido a la compleja iconografía aplicada por Gaudí al conjunto del proyecto urbanístico, referencias que van desde la reivindicación política hasta la exaltación religiosa, pasando por la mitología, la historia o la filosofía. En concreto, muchos estudiosos pretenden ver referencias a la masonería, hecho poco probable debido a las profundas creencias religiosas tanto de Gaudí como del conde Guell, y en todo caso no probado por ningún indicio objetivo en toda la historiografía del arquitecto modernista. La multiplicidad de símbolos desarrollada en el Parc Guell es, como se ha dicho, de signo político y religioso, en todo caso con cierto carácter mistérico debido al gusto de la época por los enigmas y acertijos.

Palau de la Música Catalana

El Palau de la música catalana es una de las joyas arquitectónicas modernistas más interesantes, de visita imprescindible al visitar  Barcelona. El Palau de la música catalana fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1997. Es obra del gran arquitecto catalán Lluís Domènech i Montaner (1850-1923).

Este espacio modernista celebró el primer centenario en el año 2008, siendo restaurado, ampliado y reluciente como el día en que se inauguró, pero con más salas renovadas y ampliadas para conciertos e instalaciones.

No se encuentra una decoración igual a la de la sala histórica del palau de la música catalana, que enamora por su exquisitez; es tal, que los artistas que cantan en este escenario quedan maravillados.Al optar por una visita guiada de este auditorio, se puede disfrutar especialmente de todos los detalles decorativos.

El Palau de la música catalana se creó para que fuera la habitación y la sala de conciertos del Orfeón Catalán, una gran coral que ha sido de gran importancia en la revalorización de la música popular catalana.

En el Palau de la música catalana, organiza cada día visitas guiadas a la sala de conciertos modernista y, según la disponibilidad, a la Sala Lluís Millet y a la Sala de Música de Cámara. Las plazas son limitadas: 55 personas por visita. Las entradas se ponen a la venta a partir de una semana antes del día de la visita. Además, tiene una programación de conciertos activa que abarca todos los ámbitos. No se puede perder la oportunidad de asistir a uno, la acústica y la belleza de la sala es una experiencia única.

El interior del Palau de la música catalana, es el testigo más importante del estilo modernista, ya que hay gran cantidad de formas realizadas con materiales polícromos (mosaicos de cerámica y cristales de colores). La temática floral y las figuras con el cuerpo de mosaico y el busto en relieve son obra de Eusebi Arnau. A la izquierda del escenario hay una jamba de piedra esculpida por Pau Gargallo, que es la evocación de la canción catalana personificada en las figuras de Josep Anselm Clavé y las chicas de Las flores de mayo. Por otra parte, la jamba de la derecha evoca la música internacional, con el busto de Beethoven y una evocación de la ópera La cabalgata de las Valquirias.


Horario de visita y precio

Cada día: de 10 a 15.30 h

Semana Santa y Julio: de 10 a 18 h

Agosto: de 9 a 20 h (visitas cada 30 minutos)

Precio

Adultos: 17 euros

Estudiantes, jubilados y parados: 11 euros

Gratis: niños hasta 10 años incluidos, acompañados por algún familiar

Para más información

Ubicación y cómo llegar

El Palau de la Música Catalana está ubicado en la calle Palau de la Música, 4-6 – 08003 Barcelona.

METRO: Urquinaona: L1, L4

TREN: RENFE: Estación de  Plaza Catalunya; FGC: Estación Plaça Catalunya

BUS: 17, 19, 40, 45 y N8

Barcelona, en tres días

Bienvenido a Barcelona. Esta ciudad modernista y cosmopolita esconde un sinfín de lugares para conocer. En esta ruta de tres días que te ofrecemos, además de descubrir lo imprescindible de la ciudad y volver a casa impregnado de la esencia de Barcelona, podrás pasear tranquilamente por rincones mágicos, disfrutar de algún concierto o espectáculo e ir de tiendas.

Si eres enérgico y no tienes ningún problema de movilidad, las recomendaciones que te hemos preparado son accesibles a pie. Sin embargo, también tienes la opción de utilizar el transporte público. El metro es rápido y con los diferentes bonos disponibles resulta una opción económica.

Día 1

Mañana y mediodía

Empezar la visita por plaza de Catalunya es una muy buena opción ya que es el centro neurálgico de la ciudad y muy fácil de acceder a ella desde cualquier punto, andando o en metro. Si tu hotel está un poco alejado del centro, encontrás rápidamente un medio transporte que te deje en esta gran plaza, la mayor de Barcelona. En ella, podrás ver las habituales palomas y también tienes la opción, si lo deseas, de coger uno de los muchos autobuses turísticos que parten desde aquí. De esta plaza surgen las calles principales y por las cuales seguro que pasas en estos días: Paseo de Gracia, Rambla de Catalunya, Paseo del Ángel , las Ramblas.

 

Las Ramblas es una  gran avenida, peatonal en el centro y con dos carriles para los vehículos en los laterales, conecta Plaza Catalunya con el mar. Durante mucho tiempo fue característica por sus paradas de animales, sin embargo, esta actividad fue prohibida y en su lugar puedes encontrar puestos de souvenirs y quioscos.

 

Y cómo no, sus estatuas humanas, los caricaturistas, pintores… repartidos a lo largo de sus 2 km. Durante el recorrido, a banda y banda, encontrarás edificios sorprendentes y solo desviándote unos metros podrás visitar los lugares más emblemáticos de Barcelona. Es el caso del mercado de la Boquería, que lo encontrarás a mano derecha. Es un buen lugar para tomar un café o comprar una pieza de fruta. Unos cientos de metros más abajo, encontrarás, también a la derecha, el mítico Teatro del Liceu, quemado y reconstruido varias veces.

El paseo te llevará hasta los pies de la figura de Colón, a la cual se puede subir para tener unas buenas vistas de la ciudad. Unos pasos más, y estarás en el puerto de Barcelona, en la zona conocida como Maremagnum. Un buen sitio para descansar y retomar fuerzas. Cruzando el puente levadizo encontrarás el centro comercial donde hay varias cadenas de restaurantes y tiendas conocidas.

 

Después de este relajante descanso contemplando el mar, vuelve a Las ramblas, esta vez en sentido ascendente, y después de 500 metros, a tu derecha verás la Plaza Real. Desde esta plaza sale una calle llamada De la Lleona que va a parar a la Plaza de Sant Miquel y casi contiguamente a la de Sant Jaume. Toda esta zona es un buen lugar para comer. Encontrarás bares y tascas de todo tipo con comida y precio variados.

Ya en la plaza Sant Jaume puedes ver el ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat. Es una plaza muy conocida por ser punto estratégico para las manifestaciones o para las celebraciones de los títulos deportivos.

Una estrecha calle llamada calle del Bisbe conecta la plaza Sant Jaume con la Catedral de Barcelona, un impresionante edificio gótico.

Desde esta plaza puedes conectar fácilmente con Puerta del Ángel, una calle peatonal famosa por sus tiendas. Si quieres hacer un poco de ‘shopping’ este es un buen momento.

 

Tarde – Noche

Para la tarde noche te tenemos preparado el barrio de la Ribera. Para situarte, el barrio se encuentra a la derecha de Las Ramblas (si miras hacia el mar), al otro lado de la Via Laietana. Cuando llegues a esta pintoresco barrio, de estrechas callejuelas, que se ha convertido en lo más ‘in’ de Barcelona, lo primero que tienes que hacer es visitar la Catedral del Mar, probablemente la iglesia más bonita de Barcelona. Y ya que estás en este barrio, elige cualquiera de sus bares, restaurantes y pubs, para cenar y tomar un copa o bailar un rato. Seguro que te encante el ambiente de esta zona, antiguamente, barrio de los pescadores.

Día 2

Mañana – Mediodía

Para el segundo día te tenemos reservada la Barcelona modernista, la de Gaudí.

Lo mejor es empezar el día temprano para visitar la Sagrada Familia y ahorrarte sus largas colas. Quedarás impresionado por esta obra inacabada de Gaudí. Después de la visita, otra obra de Gaudí, ésta totalmente diferente: el Parc Güell.  Este parque, pensado en su día como una urbanización de lujo, es enorme jardín con peculiares elementos arquitectónicos. Una vez recorrido este colorido parque, que no te dejará indiferente, tienes dos opciones. Si estás cansado, coge el metro para bajar hasta La Pedrera en Passeig de Gràcia. Pero si tienes fuerzas, nuestra recomendación es que pasees hasta esta casa, también conocida como Milà, paseando por el barrio de Gracia. Gràcia conserva el carácter propio de un municipio independiente pese a que hace más de cien años forma parte de Barcelona y está llena de bares, restaurantes y comercios.

Una vez en paseo de Gracia, no te pierdas dos de las obras particulares más conocidas de Antoni Gaudí, la Pedrera y la Casa Batlló. No olvides que estás en Paseo de Gracia, una vía muy señorial, donde antiguamente se concentraba la burguesía catalana. Fíjate en sus farolas, en los hoteles y en las tiendas de lujo. Es otra de las calles preferidas para los adictos a las compras. Para comer algo, mejor pasa a la calle paralela, Rambla de Catalunya, también es muy agradable y los precios no son tan desorbitados.

 

Tarde – Noche

La tarde de esta segundo día la puedes de dedicar a la zona de Montjuic. Partiendo de la plaza España, donde encontrarás las dos torres venecianas y una plaza de toros convertida en centro comercial “Arena”, parte un paseo que te lleva hasta lo alto de Montjuic. En este paseo, pasarás por la Fuente mágica. Consulta los horarios para poder disfrutar de su espectáculo de luz y color. Una vez arriba, encontrarás diversas propuestas.  El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), la Fundación Miró, el Pabellón Mies Van der Rohe  y  la Anilla Olímpica con los edificios del Palau Sant Jordi y el Estadio Lluís Companys. Visítalos todos o escoge uno para recorrerlo más pausadamente. ¡Tú eliges!

Para acabar la jornada, ¿porqué no una propuesta teatral o musical en los diferentes teatros y salas de la avenida Paral·lel? En la calle que nace en la misma plaza España puedes encontrar el  Teatro Apolo, el Teatro Victoria, el Teatro Condal, la sala Barta, el restaurante Tickets Bar, de la familia Adrià.

 

Día 3

 

Mañana – mediodía

Para el tercer día en la ciudad condal te proponemos empezar por la zona del Parc de la Ciutadella. Una manera imponente de adentrarte en esta zona es entrar por el Arco del Triunfo del Paseo Lluis Companys. Este arco fue diseñado como entrada de principal de la Exposición Universal de Barcelona de 1888. El Parc de la Ciutadella es un gran pulmón en el centro de la ciudad donde pasear y relajarse. Además, si tienes tiempo y te gustan los animales, puedes visitar el zoo de Barcelona. A unas calles del parque está el barrio del Born y de la Ribera, puedes adentrarte en sus calles, buscar un sitio para comer y conocer algunos de los elementos arquitectónicos destacados, como la lonja o el mercado del Born, transformado en el Born Centre Cultural e inaugurado el 11 de septiembre de 2013. Y si te gusta la historia, en un lateral de la basílica de Santa María del Mar, podrás ver el Fossar de les Moreres. Esta plaza es un homenaje a los caídos durante el asedio de Barcelona de 1714, en el marco de la Guerra de Sucesión Española. El motivo de que en este sitio se recuerde los defensores  de la ciudad de Barcelona es que durante el sitio del 11 de septiembre de 1714, muchos de los  muertos en combate fueron enterrados precisamente en este sitio.

 

Tarde – Noche

Una buena opción para la tarde barcelonesa es visitar el Palau de la Música. Si te gusta la programación y te lo permite el presupuesto del viaje, la mejor manera de conocerlo es asistiendo a alguno de sus conciertos. Después de maravillarse con su acústica, puedes acabar la jornada cenando en uno de los restaurantes que se concentrar en Via Laietana y sus alrededores. Encontrarás locales de vanguardia con comida de calidad.

 

Transporte

Para moverte tres días en transporte público por Barcelona, una buena opción es la Tarjeta de Transporte Barcelona 3 días, que cuesta 19.20€

Con tu HolaBCN! podrás hacer viajes ilimitados por Barcelona y su área metropolitana en transporte público: metro, autobús (TMB), tranvía (TRAM), líneas urbanas de ferrocarril (FGC) y la zona 1 del tren de cercanías (Rodalies de Catalunya). ¡Tantos viajes como necesites!

¿CÓMO FUNCIONA?

 

Puedes hacer la compra de la tarjeta Hola BCN! a través del servicio de compra online con un 10% de descuento  o bien cómprala cuando llegues a Barcelona dirigiéndose a los puntos de venta de billetes de la ciudad.

Las Ramblas

Las Ramblas de Barcelona, es el nombre de un emblemático paseo de la ciudad que discurre entre la Plaza de Cataluña y el puerto antiguo, a los pies de Colón.  Una de las calles más bonitas y con más vida del mundo, Las Ramblas están llenas de gente de día y hasta altas horas de la noche. Un kilómetro y medio para hacer a pie y disfrutar de las paradas, de los mercadillos, así como de los pintores y dibujantes que están instalados a ambos lados del paseo.

 

Hasta 1854, año en que Barcelona rompió el círculo de sus murallas, Las Ramblas , eran entonces única vía ancha en el corazón de la ciudad, un antiguo torrente que, según la creencia general, debe su nombre a la voz árabe ramla, que significa ‘arenal’. Hasta principios del siglo XVIII, junto al torrente pasaba un camino bordeado por conventos y murallas. Fue en el año 1704 cuando se empezaron a levantar casas en el espacio ocupado por las murallas (en los alrededores de la Boqueria) y se plantaron árboles.

Las Ramblas, se dividen cinco con nombres diferentes  que la caracterizan: en primer lugar, la llamada Rambla de Canaletes, nombre que se le da por la Fuente de Canaletes, localizada en este punto desde antaño. Según el dicho popular, quien bebe de esta fuente siempre vuelve a Barcelona. Es también el lugar donde los aficionados del F.C. Barcelona celebran las victorias. El tramo que sigue es la llamada Rambla de los Estudios, nombre que le viene dado por un edificio construido a mediados del siglo XV. Si continuas bajando hacia el mar, encontrarás la Rambla de las Flores, el único lugar de la ciudad donde se vendían flores en el siglo XIX; hoy en día es un paseo único en su género. El tramo siguiente es la llamada Rambla del Centro, que también se conoce como Rambla de los Capuchinos, por el antiguo convento de frailes capuchinos que había en esta zona. Finalmente, llegarás al último tramo, la Rambla de Santa Mónica, vestíbulo del puerto, donde se levanta la parroquia que le da nombre y que fue, en su tiempo, convento de los agustinos descalzos.


El hecho de ser una calle pública permite visitarla a cualquier hora, cualquier día del año y sin pagar un céntimo.Las ramblas cuentan con diferentes paradas de metro a lo largo de su recorrido. De la misma manera, Plaza Catalunya, donde se inician es uno de los puntos de la ciudad donde se encuentran más transportes (tren, metro, autobuses, bus turístico y taxi).

Metro: L1 (Catalunya), L3 (Liceu, Drassanes)

Tren: FGC (pl. Catalunya) y RENFE (pl. Catalunya)

Bus: 14, 59, 91 y 120. Por la noche: N12, N15 y N9

Lugares próximos para visitar

Palacio de la virreina (350 m)

Teatro Liecu (650 m)

Museu Marítimo de Barcelona (1.200m)

Estatua de Cristóbal Colón (1.300m)

 

Dónde comer

Las Ramblas están repletas de lugares dónde parar a comer o tomar un bocado. Comida rápida o restaurantes, bocadillos o tapas en el Mercado de la Boqueria. Un sinfín de posibilidades. Aquí apuntamos tres:

Bacco, Rambla de Canaletes,133. Precio medio entre 16 € – 38€

Buenas Migas, Plaza Bonsuccés, 6. Precio a partir de 5 euros.

Santa Anna, Santa Anna, 8. Precio: Menú grupo a partir de 15 euros.

Cada año transitan por Las Ramblas  78.100.165 viandantes. Al día, unos 214.000. Esta arteria es conocida también por estar repleta de “estatuas humanas” que hace unos años se distribuían a lo largo de todo el paseo pero que ahora el Ayuntamiento las ha concentrado en el tramo de la Rambla de Santa Mónica. Vestuarios y maquillajes increíbles que representan inmóviles personajes como el Quijote, un dragón o un vaquero. Para conseguir que la estatua se mueva o hable hay que “echar” en el plato un donativo.